Archivo de Categorías: Lecturas

Jekyll, Hyde, Stevenson, Peake

Nuestro imaginario está plagado de malas copias. De pobres adaptaciones. De préstamos de tercera mano. Por ello resulta enriquecedor acudir a las fuentes directas que se ocupan de algunos de los argumentos recurrentes en las narrativas que nos afectan. Uno

Jekyll, Hyde, Stevenson, Peake

Nuestro imaginario está plagado de malas copias. De pobres adaptaciones. De préstamos de tercera mano. Por ello resulta enriquecedor acudir a las fuentes directas que se ocupan de algunos de los argumentos recurrentes en las narrativas que nos afectan. Uno

낯익은 세상 Todas las cosas de nuestra vida, 황석영 Hwang Sok-yong

낯익은 세상 Todas las cosas de nuestra vida (Madrid, Alianza, 2017) es el segundo título de 황석영 Hwang Sok-yong –narrador surcoreano nacido en el entonces estado títere del imperialismo japonés, Manchukuo, en 1943– en ser publicado en traducción directa en

낯익은 세상 Todas las cosas de nuestra vida, 황석영 Hwang Sok-yong

낯익은 세상 Todas las cosas de nuestra vida (Madrid, Alianza, 2017) es el segundo título de 황석영 Hwang Sok-yong –narrador surcoreano nacido en el entonces estado títere del imperialismo japonés, Manchukuo, en 1943– en ser publicado en traducción directa en

Bierce, El Diablo, Steadman, Nine

Tras las entradas dedicadas al Bierce más oscuro, a propósito de sendas ediciones ilustradas de su única novela, El monje y la hija del verdugo, a cargo de Santiago Caruso, y de una colección de sus Cuentos inquietantes, ilustrados por

Bierce, El Diablo, Steadman, Nine

Tras las entradas dedicadas al Bierce más oscuro, a propósito de sendas ediciones ilustradas de su única novela, El monje y la hija del verdugo, a cargo de Santiago Caruso, y de una colección de sus Cuentos inquietantes, ilustrados por

Cuentos inquietantes. Ambrose Bierce y Mariano Henestrosa

  El volumen Cuentos inquietantes[1], recoge un total de catorce relatos extractados de diversas obras de Ambrose Bierce, y cuenta con un nuevo trabajo como ilustrador de Mariano Henestrosa (Madrid, 1983), siendo su segunda aportación a la producción de libro

Cuentos inquietantes. Ambrose Bierce y Mariano Henestrosa

  El volumen Cuentos inquietantes[1], recoge un total de catorce relatos extractados de diversas obras de Ambrose Bierce, y cuenta con un nuevo trabajo como ilustrador de Mariano Henestrosa (Madrid, 1983), siendo su segunda aportación a la producción de libro

El monje y la hija del verdugo. De Ambrose Bierce y Santiago Caruso

En su fascinante novela gótica The Monk and the Hangman’s Tale (Chicago, F. J. Schulte and Company, 1892), Ambrose Bierce logró una suerte de novela de formación y peripecia (Bildungsroman), mas cuya iniciación lo es a la intolerabilidad de un orden

El monje y la hija del verdugo. De Ambrose Bierce y Santiago Caruso

En su fascinante novela gótica The Monk and the Hangman’s Tale (Chicago, F. J. Schulte and Company, 1892), Ambrose Bierce logró una suerte de novela de formación y peripecia (Bildungsroman), mas cuya iniciación lo es a la intolerabilidad de un orden

Las almas muertas, de Nikolái Gógol. Y de Alberto Gamón

Nikolái Gógol pretendía con el titánico proyecto de Las almas muertas (Мёртвые ду́ши, Myórtvyjye dúshi) lograr una denuncia y una reparación de los males de Rusia, mas su muerte y su moralismo impidieron la culminación del proyecto y la conservación de

Las almas muertas, de Nikolái Gógol. Y de Alberto Gamón

Nikolái Gógol pretendía con el titánico proyecto de Las almas muertas (Мёртвые ду́ши, Myórtvyjye dúshi) lograr una denuncia y una reparación de los males de Rusia, mas su muerte y su moralismo impidieron la culminación del proyecto y la conservación de

Cuentos de San Petersburgo, de Nikolái Gógol

Son incontables las razones por las que resulta no ya sugestivo sino esclarecedor acudir a la obra de Nikolái Gógol. Dotado de una proverbial personalidad estilística cuyo disfrute nos es privado a quienes no integramos la comunidad rusohablante[1], Gógol, no

Cuentos de San Petersburgo, de Nikolái Gógol

Son incontables las razones por las que resulta no ya sugestivo sino esclarecedor acudir a la obra de Nikolái Gógol. Dotado de una proverbial personalidad estilística cuyo disfrute nos es privado a quienes no integramos la comunidad rusohablante[1], Gógol, no