Cumbres Borrascosas. Emily Brontë, Bastian Kupfer

Bportada297

2018, bicentenario del nacimiento de Emily Brontë

2018 ha sido un año conmemorativo de la obra de la mayor de las hermanas Brontë, de lo que dieron dado cuenta algunos muy interesantes lanzamientos editoriales en España. Fallecida a los treinta años, la producción de Emily Jane Brontë (Thornton, Yorkshire, 1818-Haworth, Yorkshire, 1848) no resulta muy dilatada, pero su única novela constituye una de las obras narrativas más populares de la Inglaterra victoriana. Además de Wuthering Heights (Cumbres Borrascosas), Emily Brontë cultivó la poesía, publicando algunos de sus poemas en vida. En enero de 2018, la editorial Alba publicó un volumen bilingüe con su Poesía completa, siendo una traducción de Xandru Fernández de la obra poética de Brontë de acuerdo con la edición de Janet Gezari, publicada originalmente en 1992 por la editorial Penguin Classics. Alba, asimismo, dispone en su catálogo de la muy celebrada traducción de la novela debida a la popular escritora Carmen Martin Gaite, traducción que fuera publicada originalmente en 1987. En 2000, su traducción de Jane Eyre, de Charlotte Brontë, publicada por la misma editorial Alba, recibió ayer el III Premio de Traducción Ángel Crespo.

 

 

2018 ha sido un año de dos inéditos lanzamientos editoriales de la novela. Así, en primer lugar, y dentro de su Colección AVREA, la editorial Cátedra, que ha editado la decimotercera edición revisada del volumen dentro de su colección Letras Universales, ha publicado el volumen titulado Las Brontë. Tres novelas, que incluye Jane Eyre (pp. 47-453), Cumbres Borrascosas (pp. 455-713) y Agnes Grey (pp. 715-871) de Charlotte, Emily y Anne Brontë, respectivamente, que aprovecha las traducciones de estas novelas presentes en su admirable catálogo; siendo responsables de la traducción de la primera y la tercera, Elizabeth Power; y de la segunda, Rosa Castillo[1].

Cumbres Borrascosas

1

Guardas. Constituye la primera ilustración realizada por Kupfer para esta edicicón

La novela se ocupa de dos historias de amor de dos generaciones sucesivas y está protagonizada por uno de los enamorados de la primera y por el padre de uno de los amantes de la segunda. Y es contada, además mediante la transcripción de algunas cartas, por dos narradores: una sirvienta (Neli Dean), que ha vivido de cerca ambas historias y un hombre recién llegado a Cumbres Borrascosas (Lockwood), tan nuevo en el territorio como el lector al comienzo de la narración. Por encima de todo, Cumbres Borrascosas descuella por la violencia de algunos pasajes referentes a la primera de las historias de amor, una relación no consumada que resulta fascinante en ciertos pasajes de fuerza sorprendente y en la que se destila con ponzoña el resentimiento social. La fractura que crea Catherine (Catalina en las más de las versiones de la obra en español) la convierte al tiempo en víctima y verdugo, y no solo porque las versiones cinematográficas suelan ocuparse exclusivamente de estos episodios, hace de su existencia física y sobrenatural en la novela su aspecto más memorable.

Esta es la tercera colaboración como ilustrador con la editorial Alianza de Bastian Kupfer (Dresde, 1980), tras los volúmenes dedicados a El duelo de Joseph Conrad y Demian de Hermann Hesse, publicados en marzo y noviembre de 2016, respectivamente. Iniciativas hermanas de las dedicadas por Mariano Henestrosa (Madrid, 1983) a La muerte de Iván Ilich, de Lev Tolstói y a Cuentos inquietantes, de Ambrose Bierce, publicadas, asimismo, en 2016. No obstante, y contrariamente al gran formato de los cuatro títulos mencionados, esta edición de Cumbres Borrascosas presenta un formato mediano (de 24 x 16,5 cm) con tapa dura y solapas. Además, ha prescindido, muy satisfactoriamente, en su diseño de la integración en la misma página de texto e imagen, para situar las ilustraciones en páginas completas, en doce ocasiones y aun en tres dobles páginas, para cuyos originales Kupfer ha recurrido a papeles próximos a los formatos A4 y al A3, respectivamente.

15

llustración de las páginas 386-387

Realizadas al grafito y acuarela, muy densa, y sensiblemente oscurecida por la calidad del papel en que se ha impreso el volumen, Kupfer ofrece imágenes sombrías, salvo en el cielo que se abre al término de la novela y en una imagen esperanzadora en la que la joven Catherine enseña a leer a Hareton, una ilustración promisoria, subrayada por la presencia de una aureola en cabeza de la joven.

La novela es tanto, o no únicamente, una plasmación poderosa del amour fou, cuanto una historia de venganza, la acometida por Heathcliff, que se cobra cuantos miembros familiares y posesiones de la familia que le adoptó puede. El resentimiento social de Heathcliff no puede ser mayor cuando Catherine frustra la historia de amor que viven para mantener la distinción social a la que nace, y que un matrimonio con un pordiosero recogido de la calle por su padre –de orígenes misteriosos que nunca se desvelan y caracterizado por Nelli Dean como un cuco, el ave usurpadora, en el capítulo cuarto de la novela–  haría desestabilizar. Kupfer interpreta la novela como una alegorización de la Revolución de 1789 (explicando de este modo que la historia se cuente retrospectivamente en 1801), haciendo de Heathcliff un elemento desestabilizador del viejo orden, si bien plenamente nihilista.

B composición

Composición elaborada por Kupfer para esta ocasión. En el sentido de las agujas del reloj, y desde el términio superior izquierdo, reproduce sin solución de continuidad las ilustraciones de las páginas 53, 256, 324 y 64

Kupfer sitúa animales en sus escenas, lo que contribuye a dotar una mayor carga simbólica a susimágenes, como ocurre sensiblemnete con el cuco en la ilustración de la página 256, que es el animal que le simboliza como usurpador, sobre lo que Hindley abunda a menudo en sus intervenciones. Curiosamente, esta ilustración constituye una suerte de díptico con la que ofrece la página 53, de hecho, existe una continuidad arquitectónica entre ambas, si bien entre las dos imágenes existe una definitoria cesura temporal. La primera (p. 53) introduce a Heathcliff en Cumbres Borrascosas, la segunda (p. 256), está protagonizada por un Heathcliff adulto y Linton, su hijo, quien aún no le conocía. El remate del edificio presenta sendas estatuas pétreas idénticas, salvo por el hecho de que la segunda se halla decapitada. La cabeza de la primera escultura es la de un rey, como hace inequívoca la representación de una corona.

Asimismo, Kupfer se ha servido de un árbol, el del laurel, para representar el amor trasmutado: la esperanza en la consumación del amor más allá de la muerte. El laurel sirve al ilustrador para disponer su firma al comienzo del libro, laurel que también ilustra el colofón. Y el laurel es el árbol en el que se metamorfiza Catherine en la imagen reproducida en la página 165, en un débito con la Dafne y Apolo de Gian Lorenzo Bernini (1622-1625, mármol, 243 cm, Roma, Galleria Borguese) en la que Kupfer representa a una Catherine demente. El trabajo de Kupfer, finalmente, destaca por haber sumado a la plasmación de diverios hitos del relato una ulterior capa simbólica, tan interesante como consecuente, en las ilustraciones de una novela trascendente.

6

llustración de la página 165

Notas

[1] El volumen presenta una introducción conjunta para las tres novelas, a cargo de Santiago Rodríguez Santerbás (pp. 11-42), pero prescinde de los estudios publicados en cada una de las ediciones originales de estas traducciones: el de Paz Kindelán para Cumbres Borrascosas (Madrid, Cátedra, 2018, pp. 7-133), y los de María José Coperías para Jane Eyre (Madrid, Cátedra, 1996, pp. 7-78) y Agnes Grey (Madrid, Cátedra, 2000, pp. 7-74).

Anuncios

Acerca de juliocesarabadvidal

Julio César Abad Vidal es Premio Extraordinario de Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Artes), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental, asimismo por la UAM. Desde su primera publicación, en 2000 y, en sus proyectos como docente y comisario, se ha dedicado a la reflexión sobre la cultura contemporánea con tanta pasión como espíritu crítico. Crédito de la imagen: retrato realizado por Daniela Guglielmetti (colectivo Dibujo a Domicilio); más información en https://juliocesarabadvidal.wordpress.com/2015/07/29/dibujo-a-domicilio-un-cautivador-proyecto-colectivo-socio-artistico/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: