Bierce, El Diablo, Steadman, Nine

ZR-99-fabulas

BIERCE, Ambrose: 99 Fábulas fantásticas. Selección y traduucción de Marcial Souto. Ilustraciones de Carlos Nine. Barcelona, Buenos Aires y Ciudad de México, Libros del Zorro Rojo, 2016

Tras las entradas dedicadas al Bierce más oscuro, a propósito de sendas ediciones ilustradas de su única novela, El monje y la hija del verdugo, a cargo de Santiago Caruso, y de una colección de sus Cuentos inquietantes, ilustrados por Mariano Henestrosa, proseguimos con una introducción a un Bierce tanto o más fascinante aún, si cabe. Se trata del Bierce sarcástico, un acidísimo y desesperanzado crítico social.

cover-diccionario-del-diablo-final-yellow1-eb8c9d9dd559ecd95014924385092848-1024-1024

BIERCE, Ambrose: Diccionario del diablo. Selección y traduucción de Marcial Souto. Ilustraciones de Ralph Steadman. Barcelona, Ciudad de México y Madrid, Libros del Zorro Rojo, 2017

A propósito de ello el lector dispone de una extraordinaria edición de, probablemente, su obra más célebre: El diccionario del diablo, una selección del cual, ha sido asimismo publicada con las ilustraciones de Ralph Steadman (Wallasey, Inglaterra, 1936)[1], cuya aportación gráfica fue publicada originalmente en 2004 (Londres, Bloomsburry), y una destacada edición ilustrada de una selección de las fábulas bierceanas, con ilustraciones de Carlos Nine, en ambos casos, por la editorial Libros del Zorro Rojo en 2017 y 2016, respectivamente.

Diccionario1

Ralph Steadman. Ilustración qa modo de retrato de Ambrose Bierce-El Diablo

El diccionario del diablo constituye un catálogo sarcástico ordenado por entradas (que en su edición integral se aproxima a los dos millares), que recoge las numerosas entregas que Bierce fue publicando en diversas secciones del diario The Argonaut (San Francisco), o en el semanario Wasp (San Francisco), que el propio autor dirigió entre 1881 y 1886. La empresa bierceana fue iniciada como un “Webster’s Mejorado” (Webster’s Improved Dictionary), por ello, el “Infierno” es la “residencia del difunto doctor Noah Webster, fabricante de diccionarios”[2], en referencia al celebérrimo lexicógrafo. La denominación de The Devil’s Dictionary no la acuñaría Bierce hasta 1881.

DICC DIABLO Gutenberg

BIERCE, Ambrose: El diccionario del diablo. Ed. de Ernest Jerome Hopkins. Tr. de Vicente Campos. Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2017

Entre 1909 y 1912 el propio Bierce procedió a una edición de sus obras (Collected Works of Ambrose Bierce) en un total de doce volúmenes, el séptimo de los cuales, publicado en 1911, recibe, asimismo, el título de The Devil’s Dictionary. Ernest Jerome Hopkins realizó a mediados de los años sesenta una pesquisa por las publicaciones en las que Bierce había ido sembrando sus entradas hasta descubrir que, por diversos motivos, el de las ausencias igualaba al de las publicadas, y que dio a la imprenta bajo el título de The Enlarged Devil’s Dictonary. Se trata de un extraordinario esfuerzo editorial que cuenta con una traducción recientemente reeditada en España, tras su primera publicación en 2005. Se trata de BIERCE, Ambrose: El diccionario del diablo. Ed. de Ernest Jerome Hopkins. Tr. de Vicente Campos. Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2017.

diccionario41-3baf38cb9649b36ef614924385093395-1024-1024

Ralph Steadman. Ilustración de “Editor”

De particular importancia son sus críticas a los medios literario y periodístico. Y, así, si todos los escritores funcionarios son mediocres, los “plumíferos” son siempre los otros, es decir, ninguno se reconoce como tal[3]. “Y resultan especialmente interesantes, asimismo, las relacionadas con cuestiones estéticas, en las que, como en su condena de la actividad fotográfica pareciera mucho más conservador que en su propia actividad crítica[4]. Otro de los argumentos del mayor interés estriba en su relativismo cultural, como ocurre, por ejemplo, en las entradas “barba” (que define como: “Pelo que suelen afeitarse aquellos que execran, con toda la razón, la absurda costumbre china de rasurarse la cabeza”; p. 63). e “infiel” (en una muy extensa entrada que se abre de este modo: “En Nueva York, el que no cree en la religión cristiana; en Constantinopla, el que cree en ella”; p. 201).

ambrose-bierce

Carlos Nine. Iliustración de “El Lobo y la Criatura”

Bierce publicó Fantastic Fables (Londres y Nueva York, G. P. Putnam’s Sons, 1899)  con un total de 240 breves piezas distribuidas en tres secciones: “Las fábulas”, “Aesopus emendatus” y “Sierras viejas con dientes nuevos”, que presentan en total, 177, 46 y 17 entradas, respectivamente. Una selección de 99 de ellas, responsabilidad de Marcial Souto –como lo fue de la selección de las entradas del El diccionario del diablo publicada por la misma editorial–, 99 Fábulas fantásticas ((Barcelona, Buenos Aires y Ciudad de México, Libros del Zorro Rojo, 2016) se beneficia de la obra de Carlos Nine (Buenos Aires, 1944-2016)[5]. Nine ilustra a sus criaturas, frecuentemente, sin escenario alguno. Naturalmente, en sus imágenes, Nine antropomorfiza los animales, y es que en el género literario de la fábula los animales, que presentan características y aptitudes humanas, sirven a propósitos didácticos. No obstante, más que un anhelo de corrección, que resulta quintaesencial en la sátira de los fabulistas canónicos  (Esopo, Jean de La Fontaine, o Félix María de Samananiego, entre otros), la obra de Bierce destila una pesadumbre pesimista.

La edición ilustrada de Libros del Zorro Rojo, además de sendas ilustraciones a modo de apertura de cada una de las tres secciones y de una más para el índice (en las pp. 5, 56 y 86, y 98, respectivamente), incluye un total de vente ilustraciones a página completa, que se presentan, las más de las veces, dejando en la página contigua la fábula, exenta o en compañía de la inmediatamente anterior o posterior[6].

La obra de Nine ofrece muy adecuadas plasmaciones, por el carácter grotesco de su particular lenguaje, de las fábulas del amargo Bierce[7]. Por ofrecer tan solo unos contados ejemplos, el lobo que aguarda todo un día para comerse a un bebe al que ha amenazado su histérica madre (“El Lobo y la Criatura”; fábula 76 de la edición; p.73), y que no solo no se queda con las ganas sino que es premiado asimismo con la mujer, al despedir a ambos por la ventana su marido y padre, está ataviado como un hombre “respetable”.

41

Carlos Nine. Iliustración de “La Fortuna y el Fabulista”

Por su parte, la ilustración de la Fortuna, reproducida en la p. 45 (“La Fortuna y el Fabulista”, fábula 42 de la edición; p.44) presenta una cabeza escalonada, lo que refleja la consideración del carácter arribista que para Bierce tendría cualquier mejora, fuera de las fantásticas, es decir, de las ilusorias.

51-1024-1024

Carlos Nine. Iliustración de “El yerno deseable”

Y un financista lleva un capirote, reminiscente del de, por ejemplo, los Caprichos de Goya titulados Aquellos polbos y No hubo remedio, en la imagen (p. 53) que ilustra la fábula “El yerno deseable”, número 51 de la presente selección (p. 52). Y que, como invitación a nuestros amables lectores, reproducimos en su integridad para despedirnos, por el momento, del tan ácido como brillante Ambrose Bierce. Reza así:

Una Persona Verdaderamente Piadosa que dirigía una caja de ahorros y que había prestado dinero a sus hermanas y a sus tíos y tías, fue abordada por un Andrajoso, que solicitó un préstamo de cien mil dólares.
-¿Qué garantía tiene para ofrecer?- preguntó la Persona Verdaderamente Piadosa.
 -La mejor del mundo- respondió el solicitante, muy confiado-; me voy a convertir en su yerno.
-Sería entonces una inversión de bajo riesgo –dijo  el banquero con voz grave-, pero, ¿qué méritos tiene para pedir la mano de mi hija?
-Uno difícil de rechazar –dijo el Andrajoso-. Voy a valer cien mil dólares.
Incapaz de detectar un solo punto débil en ese esquema de mutua conveniencia, el financista dio al promotor disfrazado un cheque por el dinero y escribió una nota a su mujer ordenándole que quitara a la muchacha del inventario.

Notas

[1] Steadman es conocido, principalmente, por su trabajo gráfico para el celebérrimo Fear and Loathing in Las Vegas: A Savage Journey to the Heart of the American Dream (Nueva York, Ramdon House, 1972), de Hunter S. Thompson.

[2] BIERCE, Ambrose: El diccionario del diablo. Ed. de Ernest Jerome Hopkins. Tr. de Vicente Campos. Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2017, p. 202. La integridad de las citas del Diccionario del presente escrito se hará de acuerdo a esta edición.

[3] El “plumífero” es pues, el “escritor profesional que mantiene opiniones contrarias a las nuestras” (p. 281).

[4] “Fotografía”, “Cuadro que pinta el sol sin haber recibido la menor instrucción artística. Es un poco menor que la obra de un apache, pero no llega a la calidad de la de un cheyene” (p. 163) puede ponerse en relación con la definición de “Fonógrafo”, “Irritante artefacto que devuelve a vida a los ruidos muertos” (p. 162).

[5] La editorial Libros del Zorro Rojo cuenta con otros dos títulos más ilustrados por Nine: Barbazul, de Charles Perrault, y Micromegas, de Voltaire. Steadman es conocido, principalmente, por su trabajo gráfico para el celebérrimo Fear and Loathing in Las Vegas: A Savage Journey to the Heart of the American Dream (Nueva York, Ramdon House, 1972), de Hunter S. Thompson.

[6] Es el caso de las ilustraciones que se reproducen en las pp. 8, 12, 17, 20, 26, 32, 36, 40, 44, 48, 52, 60, 65, 68, 72, 76, 83, 84 y 90 que vierten en imagen las fábulas, respectivamente numeradas en la presente edición como 2, 5, 10, 13, 21, 29, 34, 39, 42, 46, 51, 58, 64, 69, 76, 82, 88, 89 y 92. La ilustración de la p.95 parece corresponder con una fábula que no ha sido publicada en una página contigua, sino en la p. 96, como ilustración de la fábula 98 de la presente selección: “La Liebre y la Tortuga”.

[7] Al día siguiente del deceso de Nine, que tuvo lugar el 16 de julio de 2016, Santiago Caruso agradecía al artista que hubiera sido precisamente él quien le pusiera en contacto con la editorial Libros del Zorro Rojo, en la que ha publicado esta obra maestra de la ilustración de la que nos hemos ocupado in extenso,  El monje y la hija del verdugo, así como El horror de Dunwich, de Howard Phillips Lovecraft (Libros del Zorro Rojo, Barcelona, Buenos Aires y Ciudad de México, 2012) y La condesa sangrienta, de Alejandra Pizarnik (Libros del Zorro Rojo, Barcelona, Buenos Aires y Ciudad de México, 2012). Caruso abre su homenaje sentido con las siguientes palabras: “Ayer dejó este mundo Carlos Nine, un enorme artista a quien mucho le debemos tantísimo. Para alguien que proviene de la historieta como yo, el roce con la obra de Carlos fue el roce con los pasteles de Degas o los retratos intimistas de Lautrec; pero la preciosa y extraña obra que hizo es un espejo rioplatense que apunta hacia el siglo XIX para reinterpretarlo, reformarlo o incluso deformarlo”.

Anuncios

Acerca de juliocesarabadvidal

Julio César Abad Vidal es Premio Extraordinario de Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Artes), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental, asimismo por la UAM. Desde su primera publicación, en 2000 y, en sus proyectos como docente y comisario, se ha dedicado a la reflexión sobre la cultura contemporánea con tanta pasión como espíritu crítico. Crédito de la imagen: retrato realizado por Daniela Guglielmetti (colectivo Dibujo a Domicilio); más información en https://juliocesarabadvidal.wordpress.com/2015/07/29/dibujo-a-domicilio-un-cautivador-proyecto-colectivo-socio-artistico/

Un Comentario

  1. Pingback: El monje y la hija del verdugo. De Ambrose Bierce y Santiago Caruso | juliocesarabadvidal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: