Mapas del arte contemporáneo en Ecuador (I)

portadaABAD VIDAL, Julio César (ed.): Mapas del arte contemporáneo en Ecuador. Cuenca (Ecuador), Universidad de Cuenca, 2014, 156 páginas. ISBN: 978-9978-14-289-9.

Tras Pensar el arte. Actas del Coloquio sobre arte contemporáneo en EcuadorMapas del arte contemporáneo en Ecuador fue el segundo en ser publicado de los dos títulos sobre arte ecuatoriano contemporáneo  de los que fui editor durante mi año de Investigador Docente en Ecuador dentro del Proyecto Prometeo (SENESCYT). Además de esta labor procedí a la redacción de diecinueve breves aproximaciones a sendos artistas contemporáneos de Ecuador. El volumen ofrece en todos los casos una página (la impar) dedicada a una introducción a un artista (el número total fue de sesenta y nueve que fueron distribuidos entre los cuatro miembros de un equipo investigador adscrito a la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca), estando la página contigua dedicada a la reproducción de, por lo general, dos imágenes ilustrativas debidamente documentadas.

A lo largo de cuatro entradas se procederá a la reproducción de la integridad de mis diecinueve presentaciones junto a, en lo posible, las imágenes seleccionadas. Cada entrada de este blog ofrecerá, y en orden alfabético del apellido de los artistas, cinco de estas breves aproximaciones, a excepción de esta primera entrada, en la que se presentan cuatro, junto a la introducción al volumen.

Introducción del editor (ensayo extractado de las pp. 16-17 de la publicación):

Dr. Julio César Abad Vidal, Ph. D., Proyecto Prometeo (SENESCYT)[1]

La presente publicación recoge un total de sesenta y nueve breves ensayos dedicados a sendos artistas ecuatorianos[2], algunos de los cuales viven y trabajan en el extranjero desde hace años[3]. La publicación pretende establecer un horizonte multidisciplinario de la creación artística en Ecuador o por nacionales ecuatorianos activos internacionalmente. Los artistas comprenden un amplio arco cronológico. Todos ellos permanecen en activo. El veterano de los concurrentes es Mauricio Bueno; la más joven, Juliana Vidal. Las fechas de 1939 y 1993, que corresponden a sus respectivos nacimientos limitan, así, cronológicamente el arco de los natalicios de los artistas que comparecen en este libro. El lector encontrará ordenadas las entradas correspondientes a cada uno de los artistas en orden alfabético de apellido, como lo estarán el resto de enumeraciones presentes en la redacción de este volumen.

La responsabilidad de cada uno de estos análisis corresponde individualmente a uno de estos cuatro autores: Julio César Abad Vidal, Sebastián Martínez Roldán, Hernán Pacurucu Cárdenas y Cecilia Suárez Moreno, integrantes del grupo de investigación de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, “Programa de estudios de arte contemporáneo: las nuevas prácticas artísticas en el Ecuador 2005-2010” (Dirección de Investigación de la Universidad de Cuenca).

Las pautas de la edición fueron marcadas en enero del presente año, inicio de la participación activa en el grupo de investigación de dos de los autores, Julio César Abad Vidal (editor, asimismo, de la publicación) y Sebastián Martínez Roldán. La publicación presenta unas pautas formales muy claras. Cada artista comparece con un breve estudio de su producción, para el que los autores han dispuesto en todos los casos de una extensión máxima de una página. Este análisis comienza invariablemente con un breve curriculum vitae del artista, al que sigue una semblanza sobre su trabajo y la ficha técnica correspondiente a las fotografías de sus obras que acompañan al estudio, y cuya reproducción ha sido autorizada expresamente por cada uno de los artistas seleccionados. La distribución de los artistas cuyo estudio habría de corresponder a los distintos investigadores comenzó a establecerse en el mismo mes de enero, si bien ha conocido modificaciones, bajas y nuevas atribuciones a lo largo del período dedicado a la investigación.

Cubrir el panorama artístico ecuatoriano contemporáneo no puede en modo alguno ser la ambición de esta publicación. Antes bien, el editor es consciente de la necesidad de mantener el estudio abierto. El espectro de los artistas que han sido abordados (no han sido tratados, empero, los colectivos artísticos, una realidad que precisa de un estudio monográfico dada la riqueza de estos grupos y la salud de la que gozan en el Ecuador contemporáneo) sí ofrece un horizonte multidisciplinar, como lo es, asimismo, el mismo trabajo de muchos de estos creadores. Así, comparecen estudios sobre obras realizadas en técnicas y lenguajes tan diversos como el dibujo, la pintura, la fotografía, el videoarte, el performance, o mediante prácticas artísticas de inserción social.

[1] El Dr. Julio César Abad Vidal, Premio Extraordinario en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Letras), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental. Es Investigador Docente del Proyecto Prometeo de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de la República del Ecuador en la Facultad de Artes y en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca. Agradecemos al Proyecto Prometeo (SENESCYT) por su patrocinio en este trabajo.

[2] Saidel Brito y Sara Roitman, nacidos en Cuba y Chile, respectivamente, han sido nacionalizados. Juan Montelpare es el único artista que cubre esta publicación que, activo en Ecuador, no posee la nacionalidad ecuatoriana.

[3] Como Amaru Cholango, Estefanía Peñafiel, Óscar Santillán, o Manuela Ribadeneira.

Daniel Adum Gilbert (extractado de las pp. 18-19 de la publicación):

Daniel Adum Gilbert (Guayaquil, 1978) es Comunicador Social con especialidad en comunicación visual y diseño gráfico por la Escuela de Comunicación Mónica Herrera de la Universidad Casa Grande y Máster en Artes Digitales por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España.

Adum Gilbert es autor de una intensa obra gráfica y pictórica en la que, o bien la figuración se encuentra distorsionada por estados alterados de conciencia, o procede al desarrollo de un lenguaje próximo a los rasgos sintéticos y autorreferenciales del arte urbano. Adum Gilbert es responsable, asimismo, de dos destacadas acciones continuadas en el tiempo en el espacio público de su ciudad natal que han suscitado una reflexión sobre los usos, a menudo naturalizados y considerados incontrovertibles, de los medios de comunicación social y el poder político: Chanchocracia (2004) y LitroxMate (2011), respectivamente.

ADUM A

Adum Gilbert pinta el serigraffiti con que da comienzo Chanchocracia. La Puntilla, 9 de octubre de 2004

El 9 de octubre de 2004 Adum Gilbert realizó en La Puntilla su primer serigraffiti con la figura de un cerdo, procediendo en días sucesivos a repetir el gesto sobre diversos muros de los sectores de Urdesa y Samborondón. No esperaba que la prensa, con pertinaz sensacionalismo, diagnosticara estas acciones como códigos de bandas criminales hasta que desenmascaró la verdad el 7 de diciembre del mismo año. Una publicación con documentación y textos del autor, La verdadera mentira de la Chanchocracia (Guayaquil, Ediciones del Salado, 2012) se ocupa monográficamente del proceso.

Preocupado por la trasformación del barrio de su infancia, y en el que reside de nuevo desde 2010, Adum Gilbert ha dedicado los últimos años a un ensayo fotográfico sobre el sector de Urdesa. Un documento objetivo en el que se advierte la transformación de algunas viviendas en establecimientos comerciales y la progresiva bunkerización de los hogares, una invitación para reflexionar sobre diversos procesos sociales abiertos en el Ecuador contemporáneo.

Marco Alvarado (extractado de las pp. 22-23 de la publicación):

Marco Alvarado (Guayaquil, 1962) comenzó estudios de Arquitectura en la Universidad Católica de su ciudad natal. Gracias a una recomendación del arquitecto José Vicente Viteri, entonces su profesor, que descubrió en él aptitudes artísticas desconcertantes, entró en contacto con Juan Castro y Velázquez quien le integró en el grupo La Artefactoría. Desde 1994 ha inaugurado una decena de muestras individuales. Ha sido Primer Premio (1993), Segundo Premio (2002) y Tercer Premio (1998 y 2004) en el Salón de Julio y Segundo Premio en la Bienal Internacional de Pintura de Cuenca (1998).

El-niño-Dios-del-espejo-1985

Marco Alvarado: Niño Dios del Espejo. 1985, cerámica policromada a mano, estampa religiosa, esmalte sintético, espejo enmarcado, telas, cintas, paño bordado, flores secas, chaquiras, témpera y caja de madera, c. 14 x 20 x 17 cm. Obra perdida

Autodidacta, Alvarado ha manifestado desde el inicio de su trayectoria una marcada vocación social. En su juventud desarrolló trabajos como dibujante para la alfabetización de la población indígena (1984-1985), lo que le permitió profundizar en su conocimiento de unas prácticas y unos ritos que le habían servido para la realización de objetos, ya exentos, como La muerte de la guagua negra de pan (Mención de Honor en el histórico Salón Vicente Rocafuerte, 1983),  ya para el desarrollo de acciones artísticas como Autobeatificación (asimismo, de 1983).

Entrada-a-Salanguillo-46x36cm

Marco Alvarado: Entrada a Salanguillo. 2012, óleo sobre lienzo, 36,7 x 46 cm

Alvarado ha empleado extensivamente elementos de la cultura popular (principalmente, de carácter sacro) o de símbolos patrios (como la bandera en su obra más popular, Identidad Nacional, de 1985), para reflexionar sobre el país o para referirse a episodios traumáticos (como el recurso a los escapularios en 1983 para aludir a los desaparecidos). Paralelamente, Alvarado ha manifestado una crítica directa contra la institucionalización de las artes, creando en 1987 un heterónimo neoexpresionista, Álvaro Marzo, como vehículo para denunciar la estrategia mercantilista de ese cierto retorno la pintura de los ochenta, o  con obras apropiacionistas más recientes. Este descreimiento de la escena artística local ha motivado su renuncia a participar de los cauces institucionales del arte para emprender, en su lugar, prácticas creativas y reflexivas de inserción social. Así, durante los últimos años, Alvarado se dedica a proyectos con comunidades montubias, con las que desarrolla talleres participativos de discusión social e identitaria y de creación, como, por ejemplo, la producción de exvotos en los que sus pobladores manifiestan los dolorosos procesos que recientemente han atravesado. Entre 2008 y 2010 ha estado vinculado al proyecto La Esperanza (en el Cantón de Isidro Ayora, Provincia del Guayas), y ha trabajado entre 2010 y 2011 en la comuna Salanguillo (Provincia de Santa Elena).

Miguel Alvear (extractado de las pp. 26-27 de la publicación):

Miguel Alvear (Quito, 1964), es Bachelor of Fine Arts por el San Francisco Art Institute (1994). Artista visual, gestor cultural y cineasta, ha dirigido Blak Mama (2009), junto a Patricio Andrade, y Más allá del mall (2009).

ALVEAR A 22

Miguel Alvear: José Miguel Alvear Lalley. 1998, una de las cuatro cédulas de ciudadanía (o Documento Nacional de Identidad) de la República del Ecuador

Desde su acción José Miguel Alvear Lalley (1998), en la que solicitó cuatro diferentes cédulas de ciudadanía, con idénticos datos, pero presentándose a la autoridad pertinente caracterizado como blanco, indio, mestizo y negro (en este último caso, asimismo travestido en mujer, siendo el único disfraz cuyo mimetismo resultó en fracaso), varias de las series de Alvear se han servido de distintos modelos para fotografiarlos de acuerdo con estereotipos relacionados con los cuatro grupos étnicos ecuatorianos. Todos ellos, por completo descontextualizados, al ser retratados contra un mismo telón neutro. En su trabajo, se sirve y escenifica, asimismo, recursos populares como la tecnocumbia o la estética de carretera, presente en buses o camiones, exuberante en lo sexual, y más estridente que llamativa.

ALVEAR B DHAbr222

Miguel Alvear: still del vídeo de la serie «Crónicas, Reloaded» (2013) protagonizado por Malba Malavar sobre textos de Pedro Cieza de León

Más recientemente, Alvear ha producido dos series videográficas que constituyen un notable panorama de apropiaciones de textos de la Conquista: «Naufragios, Reloaded»  (2010) y  «Crónicas, Reloaded» (2013). La primera de ellas cuenta con la colaboración de tres actores que se escenifican diversos pasajes de una única obra cronística: Naufragios, de Alvar Núñez Cabeza de Vaca. La selección parece sintetizar idóneamente el conjunto de la crónica, que, como ocurre en los textos apropiados para su segunda serie (de cuatro autores diferentes), parece formalizar una utopía por la que el encuentro de los dos mundos fuera, no tanto invasivo cuanto empático. Del mismo modo, la variedad de voces que dramatizan los pasajes elegidos puede ofrecer un friso no extenso, pero sí simbólico, del mestizaje de Iberoamérica y del Ecuador. Así, Gonzalo Gonzalo, un actor español, protagoniza el vídeo titulado El castellano. Y dos actores ecuatorianos, Lorena Rodríguez y León Sierra, interpretan los vídeos titulados La nativa y El criollo. Y es que la herencia lingüística se testimonia, acaso, como la única incuestionable o incontrovertible de la Conquista.

Ricardo Bohórquez (extractado de las pp. 40-41 de la publicación):

Ricardo Bohórquez (Guayaquil, 1967) es Arquitecto por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (1995). Abandonó el ejercicio de la Arquitectura en 2000 para dedicarse profesionalmente a la fotografía tanto en proyectos personales como documentales y publicitarios.

Casa Juan X. Marcos

Ricardo Bohorquez: S/t, de la serie «Palacio guardado». 2010, fotografía digital, impresión inkjet sobre papel fotográfico montado sobre sintra y protección UV mate, 40 x 60 cm

Ricardo Bohórquez ha emprendido series fotográficas, cambiando la técnica analógica por la digital con el cambio de siglo, desde las que se ha ocupado de la transformación del centro de su ciudad natal, con una mirada melancólica ante la desaparición de espacios como, por ejemplo, el bar Montreal, frente al Parque Centenario, y de modos de socialización urbana. Ha desarrollado, asimismo, diversas series sociales como «Panamá Seat» (abierta en 2004, e inédita hasta 2007), un catálogo de bancos, sillas o taburetes confeccionados con materiales de desecho para la comodidad de vendedores ambulantes o vigilantes de estacionamientos, aunque en la mayoría de los casos las fotografías no muestran a sus autores, a sus ocupantes. Su serie «Balseros» le llevó a documentar en 2008 los usos de estos pescadores en Playas. Otros trabajos proceden a registros arquitectónicos, como la serie dedicada (2009) a tomar una fotografía de todas las construcciones erigidas en su ciudad por el arquitecto italiano Francesco Maccaferri, pionero del Movimiento Moderno en Ecuador, o tienen como protagonistas a edificios desmantelados, como su melancólica serie «Palacio guardado» (2010), para la que accedió a una propiedad abandonada del empresario Juan X. Marcos cuyo derribo fue impedido por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Vacios

Ricardo Bohórquez: S/t, de la serie «Vacíos». 2008, fotografía digital, impresión inkjet sobre papel fotográfico, 60 x 90 cm

«Vacíos», una serie abierta en 2008, concita junto a valores artísticos notables por su indefinición casi abstracta un mundo desaparecido, el del muralismo popular, por el de una pretendida modernización homogeneizadora cumpliendo una ordenanza municipal que exigía pintar de blanco las culatas de los edificios. Una serie en la que parecen convivir todas las claves estéticas de este fotógrafo, particularmente activo, asimismo, en la documentación de las obras de un destacado número de artistas contemporáneos ecuatorianos.

Siguientes entradas:

Mapas del arte contemporáneo en Ecuador (II): Lucía Chiriboga, Daniel Chonillo, Ricardo Coello Gilbert, Graciela Guerrero y José Hidalgo-Anastacio.

Mapas del arte contemporáneo en Ecuador (III): Jimmy Lara, Julio Mosquera, Diego Muñoz, Patricio Palomeque y Patricio Ponce.

Mapas del arte contemporáneo en Ecuador (y IV): David Santillán, Oswaldo Terreros, Jorge Velarde, Chay Velasco y Aurora Zanabria.

Anuncios

Acerca de juliocesarabadvidal

Julio César Abad Vidal es Premio Extraordinario de Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Artes), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental, asimismo por la UAM. Desde su primera publicación, en 2000 y, en sus proyectos como docente y comisario, se ha dedicado a la reflexión sobre la cultura contemporánea con tanta pasión como espíritu crítico. Crédito de la imagen: retrato realizado por Daniela Guglielmetti (colectivo Dibujo a Domicilio); más información en https://juliocesarabadvidal.wordpress.com/2015/07/29/dibujo-a-domicilio-un-cautivador-proyecto-colectivo-socio-artistico/

  1. Pingback: Marco Alvarado, un incómodo en el arte ecuatoriano contemporáneo | juliocesarabadvidal

  2. Pingback: Una muestra histórica: ¿Es inútil sublevarse? La Artefactoría: Arte y comentario social en el Guayaquil de los ochenta | juliocesarabadvidal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: