Ramón Losa

LOSA altaABAD VIDAL, Julio César: Ramón Losa. Jaén, Ediciones del Lunar, 2014. 112 páginas. ISBN 84-95331-57-1.

Publicada en enero de 2014, Ramón Losa es una monografía que recoge algunos frutos de una investigación aún en curso emprendida sobre un artista con esquizofrenia, creador de una obra nutridísima, heterogénea y fascinante. Mi primer encuentro con el artista tuvo lugar el 16 de junio de 2010, cuando me hallaba inmerso en la investigación y selección de obra del comisariado de la III Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE, que se celebraría en el Centro de Arte El Águila entre el 16 de septiembre y el 7 de noviembre de 2010. Con posterioridad, elegiría nuevamente obra de Losa, siendo el artista representado con un mayor número de obras (cinco) en la IV Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE, que permaneció abierta entre el 20 de septiembre y el 2 de diciembre de 2012 en el Centro Cultural Conde Duque, asimismo, de Madrid. En ambas ocasiones, Ramón Losa participó en las mesas redondas que moderé en torno a la situación de los artistas con discapacidad, que se celebraron en torno a las jornadas inaugurales de sendas bienales, los días 21 de septiembre de 2010 y 29 de septiembre de 2012, respectivamente.

El día que entré en el domicilio madrileño de Ramón Losa (Villapalacios, Albacete, 1959) por vez primera y mantuve con él una larga sesión de trabajo, accediendo a carpetas y a libros que atesoraban polvo y un imperturbable olor a tabaco, y de comenzar un diálogo que se mantiene casi a diario hasta el presente, salí con el convencimiento de que, como investigador, en pocas ocasiones se presenta la oportunidad de acceder a un cuerpo de trabajo tan nutrido, tan intenso y tan ignoto.

La monografía Ramón Losa pretende ser tan sólo una primera aproximación general al universo de nuestro artista. Con una ilustrativa selección de reproducciones, el libro se divide en un total de once breves capítulos y un proemio que reproduzco a continuación.

DSC_0855

Página de Cuaderno póstumo. 1984, acrílico y grafito sobre diecinueve cartones grises encuadernados mediante cosido, 24,9 x 34,5 cm

 

Proemio de Ramón Losa (extractado de las páginas 9 y 11 de la monografía):

La presente monografía alberga el propósito de contribuir a la difusión de la obra de un artista fascinante, aunque escasamente conocido, creador de un universo de proporciones extremadas, fulgurante y dedálico, dotado de un lirismo tan abisal como quebradizo y cuya prolífica, desbordada obra pictórica, gráfica y escrita, ha logrado manifestarse con una extraordinaria adecuación entre su lenguaje y su contenido.

La obra artística de Ramón Losa se ha desarrollado desde una condición mental diagnosticada como esquizofrenia. Y si bien no podemos hablar de un estilo artístico esquizofrénico, como no existe, por ejemplo, un estilo artístico zen, algunas de las características más notables de la obra de nuestro artista, tanto en sus diferentes lenguajes gráficos como en sus testimonios escritos –testimonios estos que, en su mayor parte, se ofrecen en compañía de imágenes o escenas– proceden esencialmente del peculiar modo en que vive y recrea el mundo que le rodea y el propio.

Las dificultades que se le presentan al investigador de la obra de Ramón Losa no son escasas. En primer lugar, Losa ha sido negligente, las más de las veces, en fechar sus trabajos. Losa no ha dedicado, contrariamente a la mayoría de los artistas, atención alguna al orden, a la catalogación, y no es que sus obras carezcan en la mayoría de las ocasiones de inscripción alguna de fecha, sino que frecuentemente, en un intento de aventurar el momento aproximado de la realización de estas obras, se puede abarcar una horquilla de cinco, diez o aún de más años. Comoquiera que su producción ha sido ingente, Losa no puede recordar con certeza las condiciones de realización de muchas de sus obras.

En segundo lugar, Losa ha mantenido y simultaneado durante las cuatro décadas de su trayectoria los diferentes procedimientos que le han ocupado desde los comienzos de su actividad creadora. Del mismo modo, los cambios en los materiales empleados no resultan cualitativamente numerosos, por lo que algunos elementos que sirven al investigador en otros casos no auxilian tampoco a la catalogación de gran parte de las obras de nuestro artista.

El presente estudio se encuentra precedido por una sucinta semblanza biográfica de Ramón Losa y una panorámica de la situación de su obra en el circuito artístico. Una presencia que no ha sido ciertamente prolija y que no resulta sencilla de documentar en algunos casos. Pero el objeto fundamental de este trabajo es el de ofrecer una primera aproximación extensiva a los diferentes lenguajes y procedimientos empleados de los que se ha servido el artista. Asimismo, conduce a esta obra el establecimiento de algunas pautas iconográficas y temáticas recurrentes en la producción de Ramón Losa mediante el que se pretenden apuntar algunas de las claves del universo personal de nuestro artista. Un mundo que impresiona a quien se le aproxima. Y si ello es así, nos aventuraríamos a afirmar entre las causas de esta conmoción el irreductible compromiso que se siente entre nuestro artista y su obra, la intensidad de la misma, su ansiedad comunicativa y la trascendencia de lo banal, a menudo cifrada en el vértigo de lo que escapa a lo tangible, lo reglado y lo cuantificable. Una poética que, por serlo, amenaza a toda inercia intelectual y puede comunicar a su espectador a través de espacios descuidados, y tan necesarios.

Durante el tiempo que ha ocupado esta investigación y el diálogo con nuestro artista, su madre, Remedios, ha visto avanzar considerablemente el Alzheimer que padece desde hace años. La vida de Leonardo, su padre, y la de su hermana, Juana, cuatro años menor, resultan aún más preciosas para Ramón Losa, por constituirse así en las fuentes de la memoria de una vida que para su mismo protagonista ha quedado nublada. Sea para ellos nuestro más sincero agradecimiento, y en especial para su padre, quien infrecuentemente para un hombre de su generación carente de antecedentes artísticos en la familia, ha alentado siempre, y pese a innúmeros sinsabores, la labor creadora de su hijo, movido tanto por el amor cuanto por la admiración.

20140818133221_cartel

Cartel de la película

PS: Agradezco sinceramente a Ángel Cacigas, especialista en arte outsider, su apoyo para que esta publicación viera la luz de un modo tan satisfactorio. Desde que nos uniera su invitación a participar en su valiosa película documental Losa Game. Retrato de un artista outsider  (Ángel Cacigas, 2014) sobre Ramón Losa, he admirado la profesionalidad, la modestia y la generosidad con las que ejerce su trabajo.

Anuncios

Acerca de juliocesarabadvidal

Julio César Abad Vidal es Premio Extraordinario de Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Artes), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental, asimismo por la UAM. Desde su primera publicación, en 2000 y, en sus proyectos como docente y comisario, se ha dedicado a la reflexión sobre la cultura contemporánea con tanta pasión como espíritu crítico. Crédito de la imagen: retrato realizado por Daniela Guglielmetti (colectivo Dibujo a Domicilio); más información en https://juliocesarabadvidal.wordpress.com/2015/07/29/dibujo-a-domicilio-un-cautivador-proyecto-colectivo-socio-artistico/

  1. Juana Losa Gomez

    Ramón Losa es un gran artista con una sensibilidad. Se q ha suftido con el alzheimer de nuestra madre y se siente culpable por las veces q hemos sufrido todos pero a pesar de todo es un gran hombre y un gran artista q se merece lo mejor en esta vida. Yo le quiero mucho y quiero q sea muy feliz con su trabajo.

    Me gusta

  2. Juana Losa Gomez

    Q voy a decir de Ramón Losa me parece un gran artista un pintor excelente q quiero mucho aunque hayamos tenido nuestras cosas. Le quiero mucho y le deseo lo mejor y consiga todos sus sueños con sus obras. Amor de hermana.

    Me gusta

  3. Creo que aveces las reglas de la locura son las mismas que de la naturaleza, por ejemplo: cuando la naturaleza es retenida, cuando quieren vanamente poner cercas a la naturaleza, esta siempre encuentra la forma de romperla, y tanto es así que termina digamos un poco esquizofrénica o histérica rompiendo o violentamente manifestándose. O como por ejemplo: la naturaleza deja fluir por todas partes su magnificencia absolutamente todas lo mismo que sucede en la locura, no existe restricción. La selección natural de las especies determina ganadores y perdedores en base a una competencia libre e incluso justa, y nada de lo perdido se desperdicia o degenera, mucho menos se desprecia, nosotros respetamos como los que más a nuestros semejantes locos…

    Me gusta

    • Muchas gracias, Fabricio, por el seguimiento que haces de mi blog. Me siento honrado, por proceder del autor de una ópera prima tan memorable como tu densa, perturbadora, antología de relatos Caín y otros olvidos (Quito, El Conejo, 2008).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: