Diego Muñoz. Cromo de héroe

Diego Muñoz como Pancho Jaime. Cartel promocional para la exposición en el MAAC

Guayaquil, Centro Cultural Libertador Simón Bolívar-Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo. Del 6 de noviembre al 4 de diciembre de 2014. Comisario: Julio César Abad Vidal.

Diego Muñoz

La comunión entre el arte popular y el arte contemporáneo ecuatorianos es particularmente notoria tanto por su carácter extensivo como intensivo en la producción pictórica de Diego Muñoz (Cuenca, Ecuador, 1980). Muñoz trabaja una figuración chusca y abrupta, embriagada en lo popular. Durante unos años procedió al cosido sobre tela de diversos fragmentos pictóricos, así como otros elementos cotidianos, tales como abalorios para collares, lentejuelas o aretes, en pinturas carentes de una perspectiva monofocal, en cambio valedoras del mismo primitivismo que exhibe la factura de cada una de sus figuras. La iconografía religiosa con un barroquismo tan esencial en el país es una de las referencias visuales más presentes en su obra. Los asuntos de los que se ocupa son heterogéneos. En gran parte de las ocasiones ofrece una suerte de reflejo esperpéntico de la sociedad ecuatoriana y de las pasiones que ésta cultiva: la fiesta religiosa y profana, elementos de la cultura de masas, como el deporte o los programas televisivos de entretenimiento.

En su primera exposición de envergadura, Dentrre adentrro (Quito, Asociación Humboldt, en 2006), presentó algunas de las obras que suscitan un mayor interés del conjunto de su producción. En ellas procedía a establecer una yuxtaposición de elementos pintados y cosidos sobre el soporte, lonas en el caso de los formatos de mayores dimensiones, de manera notoria. Eran representaciones de elementos de la vida material y cultural-cultual del Ecuador y, en particular, de la Sierra. Para la confección de estas pinturas, Muñoz recurre a una notable riqueza de recursos: desde los pigmentos (al óleo y acrílicos) hasta elementos tales como mullos, lentejuelas, botones, aretes, hilos, reatas, gamuza, cartón y encaje sobre lonas sintéticas de formatos medianos.

Con posterioridad, Muñoz comenzó a aplicar sobre la superficie pictórica dos escenas simultáneamente, sirviéndose de pintura acrílica y de pintura fluorescente, así, la percepción del espectador dependerá de la iluminación que recibe la obra. Debidamente iluminadas con neones fluorescentes, las obras parecen contradecir el mensaje que ofrece la pintura con la iluminación habitual natural y eléctrica, una estrategia que permite a Muñoz establecer relaciones humorísticas cuando se han cotejado las diferencias, pero que las más de las veces le permite profundizar en su crítica a la hipocresía y la impostura de los usos sociales. Este recurso a la doble iluminación es paralelo a su tratamiento pertinaz de una misma temática: el narcotráfico, si bien los dos últimos años parece haberlo abandonado en favor de otras series en las que está emprendiendo una lectura abiertamente política, sirviéndose de alusiones apocalípticas en torno a la socioecología en el Oriente ecuatoriano o a episodios luctuosos o esperanzadores relacionados con nombres propios en la historia reciente del país.

Cromo de héroe

Las pinturas que conforman la exposición Cromo de héroe, realizadas durante los últimos meses de 2013 y el año 2014, constituyen un conjunto unificado por un mismo planteamiento estético, pese a la aparente diferencia de sus temas. Su lenguaje es figurativo, chusco y con un marcado horror vacui, imbuido de elementos de la cultura popular ecuatoriana. No obstante la heterogeneidad de sus temáticas, el conjunto está hermanado por un concepto ambivalente, una dualidad manifiesta en la integridad de la producción madura de Diego Muñoz. Esta categoría es, en este caso, la de la pasión, que si bien popularmente significa fervor o marcada inclinación –a menudo con connotaciones sexuales–, en un sentido religioso, alude al tránsito, al camino tormentoso. Si en el primer caso hallamos ejemplos de la euforia nacional desatada por los triunfos deportivos patrios (como la llegada a meta el 26 de julio de 1996 en Atlanta, cuando con su triunfo en la prueba atlética de los 20 km Marcha, Jefferson Pérez se convirtió en el primer medallista olímpico ecuatoriano), o la popularidad de una niña cuencana dotada de una bella voz y una historia vital lacrimógena (Leslie Pintado, finalista de la primera edición del concurso Ecuador tiene talento), en el segundo nos encontramos frente a una monumental recreación, extraordinariamente ornamentada y en la que destaca el fulgurante y ácido carácter de su cromatismo –mas sin manipulación alguna de su iconografía– de la imagen de la Dolorosa. Y entre ambos polos, advertimos la transmisión de la certeza de Muñoz en que una cierta idea de progreso amenaza la supervivencia de comunidades autóctonas ancestrales.  Así, el conjunto se constituiría en una suerte de pasión ecuatoriana. Una pasión mestiza, dual, acaso esquizoide, como demuestra una de las particularidades del lenguaje del pintor: su iluminación doble debida a la práctica de la pintura fluorescente.

Para el cartel promocional de la exposición, Muñoz se ha disfrazado de Pancho Jaime, una imagen que aparece, asimismo, en la contraportada del catálogo autoeditado de la muestra. Pancho Jaime (Víctor Francisco Jaime Orellana), quien fuera un impulsor del circuito rockero guayaquileño fue, como escritor en las publicaciones Censura y Comentarios de Pancho Jaime, que él mismo dirigía, un crítico irreverente y zafio del Ecuador de su tiempo. Un tiempo en el que, por ejemplo, se desarrolló el gobierno de León Febres-Cordero, Presidente de Ecuador entre 1984 y 1988, y que coincidió con el conocido como Operación o Plan Cóndor, un período abierto en las décadas de los setenta y los ochenta, por el que los regímenes dictatoriales iberoamericanos (particularmente, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) que colaboraron o coordinaron diversas operaciones con la CIA.

10799360_356528817848826_73009095_n[1]

Diego Muñoz: Tributo a Pancho Jaime. 2014, óleo y acrílico sobre tabla, 81 x 92 cm (políptico de seis tablas de 40 x 30 cm c/u). Fotografía de Amaury Martínez

Pancho Jaime, fue asesinado a tiros el 6 de septiembre de 1989. Para su Guayaquil natal, el cuencano Muñoz pintó un políptico constituido por seis pinturas sobre tabla que constituye un muy intenso ejercicio de figuración narrativa que es, al tiempo, un tributo y una empática declaración de intenciones.

El conjunto que conforma su exposición Cromo de héroe supone una llamada al vitalismo y a la esperanza de un pueblo surcado por diversos procesos colectivos, concediendo protagonismo a ejemplos de superación.

10754917_356528774515497_1339207269_n[1]

Diego Muñoz: Los caminos de la vida. 2014, óleo, esmalte, laca y adhesivos sobre tabla, 164 x 248 cm (políptico de ocho tablas de 62 x 82 cm c/u). Fotografía de Amaury Martínez

PS: Cromo de héroe fue un proyecto abierto por Muñoz antes de mi llegada a Ecuador, pero en el que trabajamos juntos con posterioridad a mi conocimiento del inicio del mismo. Cromo de héroe contó con una primera presentación, en la que el propio artista desempeñó las funciones de comisario en el Museo Pumapungo de Cuenca, entre los meses de abril y mayo de 2014. Para aquella primera presentación, dicté una conferencia sobre el artista en el propio museo, el 2 de mayo, y contribuí con un breve ensayo en el catálogo autoeditado por el artista. El comisariado de la sede guayaquileña no consistió en la itinerancia de una réplica, en sentido estricto, de la primera presentación. Para este trabajo, prescindimos de algunas de las obras expuestas en la primera ocasión. Pero. fundamentalmente, la muestra del MAAC se enriqueció con nuevos trabajos. En particular, con dos prodigiosos polípticos, en los que se prescindió de los efectos fluorescentes. Se trata del políptico, ya mencionado, dedicado a Pancho Jaime (constituido por seis pinturas sobre tabla) y Los caminos de la vida (reproducido sobre estas líneas e integrado por ocho pinturas y en el que Muñoz se sirve de un alter ego para denunciar la indefensión de los artistas en un mundo de arribistas y malas artes). En la jornada inaugural, el 6 de noviembre, dicté asimismo una conferencia sobre Muñoz y la exposición.

Como en lo concerniente a la integridad de las actividades desarrolladas en Ecuador, agradezco su apoyo al Proyecto Prometeo de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de la República del Ecuador, para el que trabajé  como Investigador Docente en la Facultad de Artes y la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca entre enero de 2014 y enero de 2015.

Anuncios

Acerca de juliocesarabadvidal

Julio César Abad Vidal es Premio Extraordinario de Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Filosofía (Área de Estética y Teoría de las Artes), Licenciado en Historia del Arte y Licenciado en Estudios de Asia Oriental, asimismo por la UAM. Desde su primera publicación, en 2000 y, en sus proyectos como docente y comisario, se ha dedicado a la reflexión sobre la cultura contemporánea con tanta pasión como espíritu crítico. Crédito de la imagen: retrato realizado por Daniela Guglielmetti (colectivo Dibujo a Domicilio); más información en https://juliocesarabadvidal.wordpress.com/2015/07/29/dibujo-a-domicilio-un-cautivador-proyecto-colectivo-socio-artistico/

  1. Pingback: Cuenca, ciudad creadora | juliocesarabadvidal

  2. Pingback: Ideas sobre papel. | juliocesarabadvidal

  3. Pingback: Construyendo ideas. Exposición inaugural del espacio Yuyay, Cuenca, Ecuador | juliocesarabadvidal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: